jueves, 13 de septiembre de 2012


Este jueves un relato: "Ojo por ojo" por Luis Bernardo Rodríguez


La venganza es un plato que se sirve frío y nuestra anfitriona, Tere en Puntos suspensivos, los sirve de una manera exquisita...

Hay personas que, simplemente, prefieren no morir...

Cómo llegué a involucrarme contigo, sigo sin recordarlo. En el transcurso de bromas, guiñadas, aproximaciones en el juego de seducción, terminé en tu cama (con despreocupada celeridad). 
Lamentablemente, no entendiste que nunca pensaba dejar a mi mujer. La separación no estaba en mis planes, ni tú en mi futuro. Te deseé, es cierto, pero lo que habías proyectado (y desconocía)  no tenía intenciones de construirlo contigo. 
Cuando comenzaste con los acosos apenas había pasado un día de tu ataque histérico que resultó de mi decisión de finalizar con nuestros encuentros, que apenas fueron dos. Esos jueves fueron ideales, ya que ambos, hacíamos turno de noche en el hospital. 
No me importaría tener que solicitar mi traslado para alejarte de mí.
Sabía que te había hecho mucho daño, pero opté por dañarte totalmente. Me sentí acorralado por mi error.


Cerca del hospital, hay un río. Mi auto sería tu ataúd y la mortaja que silencie mi traición y tu obsesión por querer destruir mi familia.
Todo el mundo escuchó que me pediste las llaves de mi vehículo y luego, dijeron que era una mala idea. Cedí, aparentado un acto de buena voluntad que, en realidad, era miedo. Gracias a esto y a ti es que mi idea empezó a tomar forma. En esta noche, tu costumbre de beber en demasía te alteraría los sentidos (si bien, el sedante que te apliqué causara el mismo efecto) y te encontrarían ahogada por tu negligencia y mala conducta al volante.
Te imaginaba, como entraba el agua en tus pulmones y terminabas en un inconsciente estado del que pasarías al otro lado del tiempo, en el recuerdo. En la peor de las remembranzas.
En el hospital, era vox pópuli tu historial de comportamiento; con los hombres, con el alcohol, con los fármacos. Eran tus demenciales y autodestructivos hábitos, datos de una existencia desprolija (que ignoraba por mi obstinada costumbre de no escuchar el cotilleo de las enfermeras) los que justificarían tu trágico final. 
La fortuna de que no tuvieras confidentes, dado que, tu mala relación con el resto del personal era proverbial, en cierta forma me ayudó a pergeñar tu muerte. 

NEMESIS
Sales del agua, toda empapada, chorreando de tu túnica la suciedad líquida del río. Con los ojos inyectados en sangre, maquillada de fango y con la ira galopando en tus venas. La palabra venganza, a fuego, en tu mente y todo el odio enfocado en mí. Deambulas por las calles, me imagino que dirigiéndote a mi hogar, donde mi esposa e hijos miran la televisión mientras esperan mi llegada. No había nada que no se pudiera explicar. Mi plan tenía fisuras, pero estaba seguro que podía salir a salvo de cualquier suspicacia. Aunque algo había olvidado; el pequeño tanque de oxigeno que debía entregarlo en la farmacia esa misma tarde y quedó durmiendo en el asiento trasero del coche.

Continuando con el tema que nos convoca, va mi segundo aporte:
I Spit on your grave 2010 (Escupiré sobre tu tumba; remake del mismo título de 1979), es una película de fuerte contenido, pero grafica a la perfección el lema "Ojo por ojo".




Estaré visitando todos los aportes de los amigos jueveros y enlazando sus blogs con LDU. Mil gracias por la lectura y comentarios







26 comentarios :

ibso dijo...

Un plan tan meditado y se olvidó de un detalle. Quizás hubiera sido mejor pedir el traslado.
Buena narración y, aunque el plan tenía fisuras, no desvelas el final.
Saludos
ibso

Valaf dijo...

Debido a ese olvido...alguien lo pasará mal en el hospital, esos pasillos, de noche. Y con una mujer en celo clamando venganza suelta...

Muy bien llevado tu relato.

Un saludo

Natàlia Tàrraco dijo...

Suelen tener errores los crímenes perfectos, y su error fue de principiante, ahora que apechugue, lo merece. Jugó con una que no perdona y tiene motivo por más lo que sea, que sea.

Escrito impecable, avanza la intriga y se describe genial hasta llegar al final.
Luís, felicitaciones y besito

mariajesusparadela dijo...

Ese tanque, danke.

Anónimo dijo...

soy, a lo que parece, gustavo calleja...
sabes, me ha interesado , y mucho, el hecho de que has sabido construir una historia de misterio sin dejar fisuras. una historia de misterio corta ¡¡Y SIN FISURAS!
ME HA ENCANTADO ESA HABILIDAD...
MEDIO BESO.

Sani Girona Roig dijo...

Toda una película. Me parece un relato muy interesante y de factura perfecta.
Las historias de triángulos amorosos llevan directas a la ley del Talión, a suicidios o a asesinatos.

Me pregunto si tu historia cabría en tan sólo 250 o 260 palabras...

José Vte. dijo...

Buen relato llevado con pulso, de una manera fria y metódica nos va introduciendo en una plan casi perfecto. Pero la perfección es dificil, los pequeños detalles a veces nos delatan.
La primera persona le da una intensidad especial.

Un abrazo

Juan Carlos dijo...

Me sumo a las críticas favorables, un relato muy sólido, perfectamente llevado y expuesto.
Un abrazo Luis.

censurasigloXXI dijo...

Quién dice que existe el crimen perfecto??? Imposible si lo comete un humano...

Beso y café.

Cecy dijo...

Oh! Me quede sin respiración mientras te leía, como si la misma lectura me tragara. Una venganza bien planificada con todos los ingredientes maléficos, pero claro cuando un detalle se escapa, zasss.

Es un buen guión si se sigue. je.

Abrazo.

Fabián Madrid dijo...

Final abierto que deja muchas posibilidades, incluso buenas. Buen trabajo

Esilleviana dijo...

Partiendo de que ella actuó como una obsesiva ofuscada, él tampoco se merecía triunfar en esta historia. Ambos eran iguales, tal para cual, por tanto, comparto el hecho de que ninguno se pudiera vengar del otro.
Un buen relato :)

Un abrazo

rosa_desastre dijo...

Impecable relato, me encanta tu modo de contar. Las obsesiones destruyen y la venganza no siempre arranca de raiz el problema. Miedo me da seguir imaginando.
Un beso

Sindel dijo...

Uy que final!!! Más que fisuras el plan tuvo un fallo mortal. Ahora tendrá que atenerse a las consecuencias o rezar para que los sedantes hagan su trabajo y no den tiempo a reaccionar en nada.
Impecable relato, que se lee de un tirón y nos deja boquiabiertos.
Un abrazo.

Pepe dijo...

Magníficamente construido tu relato. Mantiene la tensión del lector hasta la conclusión del mismo y deja la puerta abierta sobre cual será el desenlace final de tu historia.
Felicitaciones.
Un abrazo.

Any dijo...

Ah mi estimado ... es que hay que dejar las cosas BIEN claras de entrada si uno no quiere que le hiervan el conejo tipo Atracción Fatal jajajaj! No quisiera estar en el lugar del tipo, la imagen de la señorita saliendo del agua cual "regreso de los muertos vivos" me hiela la sangre.
Brrrrrr, muy bueno
un abrazo

Eva Letzy dijo...

Me gustó mucho el relato.
No puedo creer que se haya olvidado el tanque, justo!!!
Un saludo desde Madrid

Luis Rodriguez dijo...

Mil gracias a todos por pasar por acá. Al igual que ustedes intento dejar un buen aporte para los jueves. A veces los tiempos no ayudan y algunos relatos no salen como uno quisiera. Me siento reconfortado con las palabras que han dejado en la entrada. Disfruto que se hayan entretenido. Saludos y prometo, además de cumplir con el relato de los jueves, reducir al límite el número de palabras.

Teresa Oteo dijo...

Luis, lo primero pedirte perdón por no haber pasado antes a comentarte, vaya anfitriona! pero es que he estado muy, muy liada, lo siento!! :(
el relato impresionante, me ha encantado, a mí es que esta literatura me va mucho, lo has contado fenomenal y el final, genial!!
Muchas gracias por tu aporte.
Un beso.

San dijo...

Los detalle lo son todo en la mayoria de las acciones, en esta venganza fue crual. Abierto el final a distintos desenlaces.
Un beso.

Matices dijo...

Ningún plan es perfecto... eso es cierto, siempre hay un "pero". No he podido despegar los ojos del relato me has llevado hasta el final para dejarme colgada pensando en que podía haber pasado...

Muy bueno, Luis

Un abrazo

Ceci dijo...

Una lección para hombres yo no sé si esas señoras del tipo de "atracción fatal y que te hierven el conejo en la olla" entienden de acuerdos previos, mejor no arrimarseles.
Excelente suspenso Luis!, sugestivo y de final abierto, pide a gritos la continuidad.
Saludos

casss dijo...

Un relato sólido, bien llevado, me ha atrapado y te felicito. Lograste atrapar la atención, letra a letra.

Un abrazo, Luis. (cómo te trata la lluvia esta noche de sábado? a mi me dejó perfumada y sin visitas, jaja, da pereza salir con este tiempo!!!)

besos

Maria Liberona dijo...

yo creo que mejor hubiera sido pedir el traslado eee

Encarni dijo...

A veces la ceguera de la venganza tienden a cometer este tipo de errores imperdonables. Pero así es la venganza.

Un abrazo.

*L* dijo...

Premeditación, alevosía y.... fallo técnico!!! GLUPS! O_o

Si es que no se puede estar en todo...

Beso grande, Luis. Qué bien escribes!!!