Mi blog nominado en la Blogoteca

Mi blog nominado en la Blogoteca
Agradezco calificar

miércoles, 4 de julio de 2012


Este jueves un relato: Tus fantasías en 150 palabras.

Matar al presidente


La indignación lo enloqueció, cuando en las encuestas el candidato triunfó.
Caviló esa fantasía y el día había llegado.
Aprovecharía el desfile de asunción, para camuflarse.


Consiguió el arma con facilidad, lo difícil fue convencer a su mujer con la excusa. Ahora, al tantear el frío caño entre la ropa, se sentía un héroe. Impediría que ese nefasto ser y su séquito llevaran al país a la ruina. Esos corruptos, con sus investiduras, le causaban un repulsivo asco demencial.  
Ya percibía el charco de sangre, alaridos provenientes de los corderos alrededor.
Cerca del estrado, sintió una fuerza imposible de contrarrestar, sintió su fantasía magnicida frustrarse.
Estaba identificado, aunque seguro que a nadie confío su fantasía.
Ignoraba, que sus últimas noches estaban llenas de febriles sueños. Su esposa (al lado) escuchando como hablaba dormido y delatándose. Esta inconsciente información, adosando la aparición del arma; hizo que la mujer entrara en pánico...



San administra nuestras fantasías, así que invito a visitarla y continuar el recorrid

Convocatoria Este jueves un relato...

22 comentarios :

Neogéminis dijo...

Lo delató el nerviosismo de sus sueños!...en todo caso, mejor que lo condenen por loco y no por asesino, por más que el presidente mereciera semejante atentado.

saludos jueveros!

Luis Rodriguez dijo...

Gracias Mónica por dejar el comentario. Las fantasías en la propuesta me interesó pero intenté dispararla por otro lado, espero que no esté demasiado lejos de lo que proponía San

José Vte. dijo...

Mejor así, que un magnicidio es una cosa muy seria. por más que las armas las carga el diablo y los presidentes, en muchas ocasiones, son sus representantes en la tierra.
Feliz jueves

Saludos

Teresa Oteo dijo...

Los sueños son los chivatos de nuestro inconsciente y de nuestras fantasías, pero en este caso hicieron bien.
Un beso.

Carmen Andújar dijo...

Lo de hablar dormido, mal asunto, se frustran todas las cosas. Más de uno hemos soñado con una cosa así, con la panda de ineptos que tenemos como como gobernantes.
Un abrazo

San dijo...

Luis el mundo de la fantasía es inmenso, todo cabe.
En esta fantasía le pudo el miedo, la excitación por el crimen planeado, se le escapo entre sueños donde sujetar las palabras es imposible.Buen final.
Un abrazo.

Fabián Madrid dijo...

Luis las fantasías a veces nos llevan por caminos que no hemos meditado mucho. Mejor asi. Un saludo

Cecy dijo...

Esto me recuerda a una frase que nos decía un profesor: tener la fantasía de matarlo no esta mal, lo que esta mal es hacerlo.

Me gusto.
Un abrazo.

Any dijo...

La mujer estaba cansada de darle codazos para que se callara y la dejara dormir jajaja! Delatándolo lo consiguió.
Es una fantasía recurrente la de sentirse un héroe y salir a matar a los malos (nunca mejor dicho en el caso de los políticos jajaja). El problema es que siempre aparece una nueva versión recargada, nunca se terminan grrrr!!!
Muy bien pensado el texto
un abrazo

Gastón Avale dijo...

uy,,, nos llevas a una fantasía extraña, de sueños, de culpas y juzgados... y un arma que evidencia la perversión que tiene este sujeto. Un buen relato para este jueves... un abrazo!

Natàlia Tàrraco dijo...

Valen todas las fantasías secreteas, más o menos, lo malo es hablarlas soñando, entonces se desvanece el proyecto, se entera la parienta y se queja del arma fría en su espalda.
Menuda balacera se organizaría si todos quisiéramos cumplir ese sueño, el nunca acabar porque se repostan y se auto reciclan.
Le diste una versión al secreto que me parece muy acertada.
Besito.

Pepe dijo...

Si yo tuviera una escoba, cuantas cosas barrería, dice la canción. El instrumento para barrer de la faz de la tierra a tan nefasto presidente no era una escoba, sino una pistola. Afortunadamente para el, su mujer evitó con su delación un acto que le hubiera arruinado toda su vida. Es una fantasía que, con lo que está cayendo, es lugar común para muchos humanos.
Un abrazo.

Matices dijo...

Se delató... y se acabó su fantasía. Nos quedará la duda de si realmente lo hubiera hecho y por otro lado ¿su mujer creía que lo haría? Ufff... que miedito, dormía con el mismo Diablo.

Besos!!

Cristina Piñar dijo...

Afortunadamente le traicionó el subconsciente, de lo contrario, esa fantasía habría terminado mucho peor. Interesante relato. Un beso.

Luis Rodriguez dijo...

Gracias a todos, me faltan leer fantasías y voy lentamente. Por suerte son 150 palabras. Me pondré al día y saludaré a todos los participantes.

G a b y* dijo...

Hola Luis! No te preocupes, las visitas van en etapas, hay muchas ventanitas por las que escurrirse este jueves!
Me ha gustado tu relato, tiene un enfoque distinto e inquietante, y sin dudas, más de uno habrá tenido esa fantasía descabellada (o no) de arremeter con furia contra quienes consideran una amenaza para el país, en este caso... jmmmm... las voces de sus sueños pusieron en alerta a su mujer! Creo que en su lugar hubiera entrado en pánico al igual que ella.
Un gustazo leerte, besos al vuelo:
Gaby*

Tyrma dijo...

Yo me alegro que se delatará...lo mejor que le podía pasar dadas las circunstancias...sin prueba no hay delito, y la intención no basta para la condena.
Un placer leerte.
Un beso

Sindel dijo...

Una fantasía más bien obsesiva que llega hasta el sueño mismo, y la devela. Menos mal!!!
Buenísimo relato.
Un abrazo.

censurasigloXXI dijo...

Menuda faena, el pobre!!!
Más de uno y de una se habrá delatado soñando, sobre todo al pronunciar el nombre equivocado, jejee!

Un abrazo, compañero.

Juan Carlos dijo...

Bien Luis, me recordó un poco "La zona muerta", pero con ese toque de misterio que dejas, esa incógnita de puntos suspensivos, una vez planteada la situación.
Abrazo.

maria jose moreno dijo...

Los sueños sueños son que decía Calderon de la Barca, pero a veces nos traicionan. Buen relato. Besos

Esilleviana dijo...

Es como si una fantasía obsesiva se transformara en un sueño adulterado e insistente que nos hace delatarnos o descubrirnos ante los demás. Es un relato distinto porque el protagonista no llega a proceder con su intención pero es igualmente acusado, no es algo habitual.

Un saludo cordial