martes, 16 de abril de 2013


Martes: la poesía que fue Lunes. Vínculo poético en LDU




No es un trabalenguas, es un nuevo vínculo poético en Letra Digital Uruguay. Ahora, separemos el título de la entrada; Bob Dylan, Dylan Thomas y Thomas Hardy.
Tres poetas que en sus nombres se corresponden, pero también leeremos una unión temática.
Seguimos batallando por crear un espacio destinado a la poesía; me faltan colaboradores amigos que brinden sus trabajos. Los espero por mi correo electrónico.


Bob Dylan (n. DuluthMinnesotaEstados Unidos24 de mayo de 1941), nacido como Robert Allen Zimmerman

María llevó tres eslabones de cadena, 
cada eslabón era el nombre de Jesús; 
mantén tu mano en ese arado, persiste, 
oh Señor, oh Señor, 
mantén tu mano en ese arado, persiste. 


Mateo, Marcos y Lucas y Juan, 
todos esos profetas tan buenos y lejanos; 
mantened vuestra mano en ese arado, persistir 
oh Señor, oh Señor, 
mantén tu mano en ese arado, persiste. 



Nunca he ido al Cielo, 
pero mi amor me ha contado 
que las calles están hechas de oro; 
mantén tu mano en ese arado, persiste, 




oh Señor, oh Señor, 
mantén tu mano en ese arado, persiste. 
oh Señor, oh Señor, 
mantén tu mano en ese arado, persiste. 



Cava mi tumba con una pala sangrienta, 
cuida de que mi sepulturero sea bien pagado; 
mantén tu mano en ese arado, persiste, 
oh Señor, oh Señor, 
mantén tu mano en ese arado, persiste. 



Aquél renglón del evangelio es muy enérgico, 
pero éste depende de todo lo que tú consigas; 
mantén tu mano en ese arado, persiste, 
oh Señor, oh Señor, 
mantén tu mano en ese arado, persiste. 



Cuando alcance la tierra de la gloria, 
tocaré en la tierra de la gloria; 
mantén tu mano en ese arado, persiste, 
oh Señor, oh Señor, 
mantén tu mano en ese arado, persiste.



En inglés.

Mary wore three links of chain

every link was jesus name
keep your hand on that plow, hold on
oh lord, oh lord, keep your hand on that plow, hold on.
Mary, mark, luke and john
all these prophets are dead and gone
keep your hand on that plow, hold on 
oh lord, oh lord, keep your hand on that plow, hold on.
Well, i've never been to heaven
but i've been told streets up there
are lined with gold
keep your hand on that plow, hold on
oh lord, oh lord, keep your hand on that plow, hold on
oh lord, oh lord, keep your hand on that plow, hold on
oh lord, oh lord, keep your hand on that plow, hold on.







Dylan Marlais Thomas
Uplands, Swansea, Glamorgan (Gales), 27 de octubre de 1914
Nueva York (EE.UU.), 9 de noviembre de 1953 (39 años)




La conversación de los rezos


La conversación de los rezos que está por pronunciar
el niño que se acuesta y el hombre en la escalera
que trepa al cuarto alto donde muere su amante,
sin que al niño le importe a quien verá en sus sueños
mientras el hombre llora, temiendo hallarla muerta,

se enciende entre las sombras el sonido que se habrá de elevar,
ellos lo saben, hacia los cielos que responden desde los suelos verdes
desde el niño en su cama y el hombre en la escalera.
Ese sonido a punto de decirse en las dos oraciones
por el sueño en una tierra a salvo y el amor que agoniza

serán la misma pena que se eleva. ¿A quién aliviarán?
¿Dormirá el niño ileso o ha de llorar el hombre?
La conversación de los rezos a punto de decirse
cambia a los vivos y a los muertos y el hombre en la escalera
no encontrará esta noche a su amor agonizando en el cuarto de arriba

sino viva y caliente gracias al fuego de su cuidado.
Y el niño, sin cuidar a quien llega su oración,
se ahogará en una pena tan honda como su tumba cierta,
y advertirá esa onda de sombríos ojos, a través de los ojos del sueño,
que lo arrastra hacia arriba, hacia alguien que ha muerto.



The conversation of prayer



The conversation of prayers about to be said
By the child going to bed and the man on the stairs
Who climbs to his dying love in her high room,
The one not caring to whom in his sleep he will move
And the other full of tears that she will be dead,



Turns in the dark on the sound they know will arise
Into the answering skies from the green ground,
From the man on the stairs and the child by his bed.
The sound about to be said in the two prayers
For the sleep in a safe land and the love who dies



Will be the same grief flying. Whom shall they calm?
Shall the child sleep unharmed or the man be crying?
The conversation of prayers about to be said
Turns on the quick and the dead, and the man on the stairs
To-night shall find no dying but alive and warm



In the fire of his care his love in the high room.
And the child not caring to whom he climbs his prayer
Shall drown in a grief as deep as his true grave,
And mark the dark eyed wave, through the eyes of sleep,
Dragging him up the stairs to one who lies dead.



Thomas Hardy (Higher BockhamptonStinsford, cerca de Dorchester2 de junio de 1840 -Max Gate11 de enero de 1928)

Después

 Cuando el Presente cierre sus puertas tras mi paso
y, cual recién hilada seda, las tiernas rosas
de mayo acune el viento, ¿dirá el vecino acaso:
“Era de los que suelen apreciar estas cosas”?

 Si es al ocaso y cruza sobre el denso follaje,
como en un parpadeo, un halcón por la umbría
y se posa en la zarza que el viento arquease,
pensará quien lo vea: “También él lo vería”

 Si en la noche oscura y tibia, de insectos poblada,
cuando el erizo corre furtivo por el prado,
tal vez alguien dijera: “Porque nadie dañara
a estas pobres criaturas veló, y poco ha logrado”

 Si al oír que he partido, junto al umbral se quedan
contemplando los astros en el cielo de invierno,
¿pensarán los que ver mi rostro ya no puedan:
“Fue alguien que meditó sobre el misterio eterno?


Espero sus comentarios, sus "me gustan", sus retweets, sus 1+, que compartan y difundan esta entrada de “Martes: la poesía que fue Lunes”. 

A los amigos poetas, dejo la invitación para colaborar en las dos secciones. Un abrazo a todos.

1 comentario :

Teresa Oteo dijo...

Me quedo con Bob Dylan, qué grande!!
Besitos!!