Mi blog nominado en la Blogoteca

Mi blog nominado en la Blogoteca
Agradezco calificar

martes, 15 de diciembre de 2015


Diciembre con Mr. Deadly III


MR. DEADLY #12
Vamos a la playa oh, oh, oh…

Felicidades a todos y en particular a aquellos que, ansiosamente, deseaban la llegada del mes de Diciembre. Un mes especial, que muchos dedican a pedir extensiones en sus tarjetas de crédito y aumentar los límites de compras; de aprovisionarse de alimentos equivalentes a seis meses de nutrición pero que serán, debidamente consumidos en dos días. Este mes donde los “creativos” de la publicidad se enternecen y, desde el fondo de sus fríos corazones, nos regalan piezas diseñadas con elocuentes mensajes sobre la familia, el amor y la paz, con la desinteresada finalidad de acercar al público un producto que nos garantiza llenar ese vacío existencial. O para decirlo de forma sencilla; la felicidad al alcance de todos y en cómodas cuotas.
Diciembre (por estas latitudes) es un mes donde el sol irradia con más intensidad su caluroso abrazo navideño y Mr. Deadly lo sabe.
El calor sofocante ya se empieza a sentir, que agobia en la ciudad pero que se disfruta en la playa y Mr. Deadly tiene ganas de experimentar en el día de hoy.

Se calza sus chancletas, se coloca una bermuda ceñida muy fuerte contra su cintura (o es demasiado holgada o él es demasiado flaco) y con un bolso donde carga unos aperitivos se dirige, directamente, al oasis que ofrece este país, la rambla.
El panorama era una pena porque Mr. Deadly comenzó a percibir las ingratas actitudes de las personas que no valoran lo que tienen. Mientras va esquivando una botella de cerveza, cáscaras de bananas y restos de otras frutas, así como; envoltorios de galletitas y puchos diseminados en la arena. A este combo de desechos aislados se le suma un pañal usado (curiosamente, fuera de un pequeño contenedor de basura). En fin, Mr. Deadly reprochó la poca voluntad de la madre, que al no embocar en el cesto decidió dejar ahí el despojo de su retoño.


Obvio, que el peligro para Mr. Deadly en una playa así era de lo más arriesgado. Podría infectarse y terminar en una agonía insoportable, si su pie pisara alguna de las latas oxidadas pero como, usualmente, sus desapariciones eran instantáneas este caso sería poco probable. Era más factible que se quebrara el cráneo tras patinar con alguna cáscara de banana o algo así.
Mr. Deadly prefiere comer su sándwich y darse un refrescante chapuzón. Lo triste, es que el panorama en el agua es aún más desagradable que en la arena. Flotaban bolsas plásticas, más envoltorios y hasta divisó un preservativo (que no está nada mal el uso del mismo en encuentros casuales de verano y playeros pero hay que hacerse cargo del producto resultante gente). Lo más desagradable fue lo que flotaba con libertad e impunidad sobre la superficie e insistía en acercarse a Mr. Deadly. Otro desecho, pero más orgánico y que por su tamaño, se podría poner en duda la honorabilidad del orificio de donde fue expulsado.

Las noticias insólitas recorren el mundo y las peores coincidencias a veces tienen testigos involuntarios, como le sucedió nuestro amigo. De la nada, aparece un tiburón. Algo casi improbable que suceda en estas costas, pero crean o no, sobrevino y pronto para engullir a Mr. Deadly.
El griterío en la orilla fue descomunal, los guardavidas con sus megáfonos daban la alerta e instaban a todos a salir del agua. Mr. Deadly ya tenía resuelto salir, no por la amenaza acuática sino porque unas nubes grises empañaban su salida. De todas formas, avanza un poco más antes de pegar la vuelta y aprecia la aleta del veloz depredador dirigiéndose hacia él. Solo atinó a decir:

-        - Patrañas, que mala liga.

A todo esto, un rayo cae sobre el desorientado animal, asándolo completamente y nuestro amigo a salvo y por partida doble, ya que el rayo no electrificó el agua.
Mr. Deadly no daba crédito a lo que acababa de suceder. 

Desafortunadamente, y como dice el dicho “tanto nadar para morir en la orilla”, Mr. Deadly no había realizado la digestión completa del aperitivo,y comenzó a sentir los acostumbrados calambres que imposibilitan el movimiento. Además, estaba bastante alejado y si bien, intentó nadar un poco para salvarse por tercera vez, fue inútil el resultado.
Mañana se despertará con mucha saliva en la almohada o con el colchón empapado de orín.


PD: Esta aventura de Mr. Deadly viene con muchos consejos útiles e ideales para esta época. Morir, lo haremos todos, pero no se la hagamos tan fácil a la parca. Ah!! y me olvidaba de mencionar, que mientras Mr. Deadly se hundía, sintió que alguien lo jalaba hacia abajo…


A eso de las 11:30 am


4 comentarios :

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

¿De donde apareció ese tiburón? Y tenía que encontrarse con Mr. Deadly.
Aunque lo letal fue algo aparentemente menos peligroso.
Aunque vaya saber que no es peligroso para él. Y gente similar.

Saludos.

Teresa Oteo dijo...

Pues sí...muy apropiada la frase, de todo lo que se había salvado el pobre para morir por no haber hecho la digestión del aperitivo...por cierto si que son peligrosas las playas que frecuenta Mr.Deadly :)
Besos!!

Neogéminis Mónica Frau dijo...

Ya lo decían las abuelas...después de comer, para meterse al agua, hay que esperar al menos una hora!
"Una aventura mortal", siempre es una expresión que se ajusta totalmente a tu muy especial personaje
=)

Ame dijo...

Diciembre es un mes de deroche y de cambiar lo valioso por lo costoso y se dice un mes familiar.

Tu personaje ya las trae consigo, igual y la parca está detrás de él porque le interesa el chico.

Un beso, Luis